Con la adopción del dinero electrónico, África está reinventando la banca minorista bajo nuestros ojos.

El hecho es innegable: somos una minoría que se ha beneficiado en las últimas décadas de los servicios bancarios. En países desarrollados, estos servicios parecen universales. Hoy en día, hay más sucursales en los centros de nuestras ciudades que supermercados. Nuestras tarjetas de crédito son aceptadas prácticamente por en todas partes y podemos encontrar, a cualquier hora y en cualquier lugar, un cajero automático cerca.

Los servicios bancarios y financieros son naturalmente una parte de nuestra vida cotidiana que no podemos imaginar cómo solíamos realizar transacciones sin ellos. Sin embargo, miles de millones de personas alrededor del mundo están excluidos de estos servicios financieros debido al alto costo para los bancos de entrar en mercados emergentes.

Si en la década de los 70, hubiéramos tenido todos teléfonos móviles en nuestros bolsillos, no haríamos tenido la necesidad de tarjetas inteligentes y las otras tecnologías de la banca; el teléfono móvil se habría convertido naturalmente en nuestra herramienta de banca personal. En los países emergentes, 2 billones de personas tienen un teléfono móvil en un bolsillo, dinero en efectivo en el otro y nunca han tenido acceso a los servicios financieros. Sus teléfonos móviles se volverán sus bancos, ¡justo a su alcance!

Una revolución extraordinaria en el mundo de la banca está en marcha en los países emergentes gracias al teléfono móvil. La increíble aceleración de la tecnología móvil, que bate todos los récords en la historia industrial, está creando un nuevo paradigma bancario con nuevas reglas y nuevos actores.

Partiendo desde cero, estos neo-bancos se han liberado de las cargas impuestas por la arquitectura antigua de la banca occidental y sus barreras normativas. Son bárbaros, destruyendo las viejas fortalezas con el fin de construir un mundo nuevo. Los reguladores han entendido esto y están creando un espacio para estos nuevos jugadores, incluyendo a los operadores de telecomunicaciones.

Las innovaciones tecnológicas han hecho posible que cada uno se apropie del teléfono móvil: usted puede recibir o transferir dinero, pagar facturas, pagar en una tienda o en la web y recibir o pagar un microcrédito. El móvil se ha convertido en el empleado bancario de la próxima generación, en tarjeta débito, chequera y hasta en herramienta de autenticación.

Pensamos que el internet revolucionaría la banca, pero la web es sólo otra capa de complejidad añadida a las plataformas de computadores diseñadas hace 50 años para los mercados occidentales. Los nuevos bancos desafían los procesos tradicionales bancarios al llegar a entrar al bolsillo de 2 billones de personas. Los bancos occidentales tendrán que seguir su ejemplo para mantenerse en el juego.

 

De inspiración:

  • Lajancash digitaliza el dinero en efectivo en Haití. Ver el vídeo aquí.
  • El banco “Société Générale” transforma la banca en Senegal con Manko. Puede ver el video de “Jeune Afrique” en Manko aquí.
  • El servicio de “Pepele Movil” del banco “Trust Merchant Bank” está revolucionando el sistema bancario en la Republica Democratica del Congo. Ver videos aquí.
  • bKash en Bangladesh, gestiona más 25 millones de clientes registrados con más de 110.000 agentes, con solo 4 años de haber entrado en el mercado

 Todos estos ejemplos han sido elegidos entre los clientes de Tagattitude.

 

Comment